|  Neuroeducador, el maestro del S.XXI

Algo está cambiando en la educación, innovador, silencioso, humilde,…  pero parece que ha venido para quedarse. Aproximándose, con una luz muy potente, se divisa una palabra poco escuchada hasta el momento pero que va a dar mucho que hablar en un futuro muy cercano, hablamos de neuroeducación, hablamos del neuroeducador, el maestro del S.XXI. La educación tal y como la concebimos hasta la fecha está llegando a su fín, no porque lo diga yo, sino porque detrás de ese pensamiento hay prestigiosos científicos que apoyan al 100% de que el cambio en educación va a venir del conocimiento del cerebro.
 
“El aprendizaje es una nueva relación que se crea entre neuronas y recordar es mantener esa relación socialmente activa” Hebb
 
 
Nos encontramos a las puertas de concebir un mundo nuevo, una manera de entender nuestra cultura totalmente novedosa. Nos encontramos, cada vez más cerca, de poder programar nuestras actuaciones en educación desde el punto de partida más certero que existe, el cerebro. Lejos de ideologías y creencias; Lejos de hipótesis o de justificar nuestras acciones por el simple hecho de que así lo aprendimos nosotros. El cerebro va a ser el encargado de mostrarnos las directrices a seguir, los pasos a dar, porque con él como guía, iremos a lo certero, a aquello que nos une como seres humanos.
 
neuro1
 
Será el tiempo el encargado de introducir la palabra neuroeducación en todos los lugares donde se hable de educación; Será el tiempo el encargado de que las carreras universitarias de magisterio, donde se forman los maestros, pasen a ser disciplinas donde se formen neuroeducadores, personas capaces de educar a través del conocimiento del cerebro. Como suena eso, verdad?
 
Se divisan tiempos de mucha esperanza. Porque a través del conocimiento del cerebro será mucho más fácil para todos poder programar actividades encaminadas a despertar la emoción entre nuestros alumnos, porque sin emoción no hay aprendizaje. Porque si conseguimos depertar la emoción, a ello le seguirá inmediatamente la atención, a ello la concentración y como consecuencia de ese proceso se producirá aprendizaje. Pero no un aprendizaje que se evaporará al poco tiempo, ni mucho menos. El aprendizaje que se obtiene a través de la emoción es aquel que perdura en el tiempo como un aprendizaje que en un momento determinado ha marcado a la persona y le ha servido para continuar aprendiendo siempre siguiendo las directrices que le marca su maestro interior, pues como ya hemos repetido tantas veces, nadie es capaz de aprender por uno mismo.
 
A partir de ahora vamos a dedicar un espacio muy importante en este blog a hablar de neuroeducación. Aquellos/as que hemos decidio adentrarnos en el mundo Montessori, hemos ido descubriendo poco a poco, a través de la observación, cosas fascinantes que ocurren en un ambiente preparado. Conocemos el gran trabajo que la Dra. Montessori realizó, a través de más de 40 años de observación, obteniendo las características principales de lo que hoy conocemos como el Método Montessori.
 
Pero desde hace unos pocos años atrás, podemos observar en las lecturas y artículos de prestigiosos científicos relacionados con la neurociencia, que muchos de los aspectos que éstos consideran esenciales y vitales para que se pueda producir un buen aprendizaje, sobre todo en las primeras etapas de la vida, coinciden con muchas de esas cosas realmente sorprendentes que observamos que ocurren en un ambiente preparado.
 
neuro2
 
Para finalizar, y como un gran punto de partida para hablar de neuroeducación en este blog, dos frases, una de la Dra. Montessori a principios del S.XX y otra de un prestigioso científico como es D. Francisco Mora Teruel en el S.XXI que nos hablan de la importancia que tiene el cerebro y su natural desarrollo para que un ser humano pueda convertirse en un hombre con garantías:
 
“Jugar es el disfraz con el que la naturaleza ha vestido los procesos de aprendizaje y memoria”
 
Francisco Mora Teruel
 
“Es como si la naturaleza hubiese preservado a cada niño de la influencia de la inteligencia humana para dar preferencia al maestro interior que lo inspira; la posibilidad de realizar una construcción psíquica completa antes de que la inteligencia humana pueda tomar contacto con el espíritu e influir sobre él.
 
Maria Montessori
 
Son épocas ilusionantes, la nueva cultura educativa, el nuevo panorama en educación se está empezando ya a escribir y tiene al cerebro como punto de partida. Un punto de partida que nos unirá más como seres humanos, que hará que entendamos mejor que, independientemente del lugar en el que hayamos nacido y nos encontremos en éste nuestro planeta tierra, compatimos, como seres humanos, elementos que son comunes a todos/as y los cuales debemos tener en gran consideración para continuar progresando como especie.
 
Por delante queda ahora la responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos en rodearnos de una buena información y ser capaces de encaminar nuestras acciones como educadores en un mejor aprovechamiento del tiempo que pasamos a diario con los niños en esas etapas que son las más importantes de sus vidas.
 
Un saludo!
  

0 Comments